Tres médicos del Hospital Roffo se contagiaron coronavirus durante una capacitación

El entrenamiento sobre la correcta utilización del material de seguridad sanitario se llevó adelante el pasado 17 de abril. Participaron seis profesionales, todos habían sido aislados preventivamente

Tres médicos que compartieron una capacitación sobre protocolos para la correcta utilización de los insumos de seguridad sanitaria, como barbijos y máscaras, se contagiaron coronavirus en el Hospital Roffo.

La noticia fue confirmada por la misma institución –que depende de la Universidad de Buenos Aires– a través de una comunicado. Según detallaron, el entrenamiento se realizó el viernes 17 de abril en el área de febriles del primer piso del pabellón Modelo con la concurrencia de seis médicos.

Un día después, uno de los presentes tuvo un cuadro de fiebre y tos, por lo que decidió alertar a las autoridades del hospital y realizarse los estudios correspondientes en el Sanatorio Finochietto.

“Cuando el Servicio de Infectología, ese mismo día, tomó conocimiento del hecho, contactó a los otros cinco médicos y a la enfermera que habían estado esa mañana con el profesional internado. Analizando el tipo de contacto que habían tenido, se decidió dejar en cuarentena en su domicilio a los cinco médicos”, detalla el comunicado.

Si bien los resultados del test del primer médico que quedó en observación dieron negativo, los otros cinco profesionales que compartieron con él la capacitación fueron testeados preventivamente.

Desde el hospital aclararon que todos se mantuvieron aislados durante una semana para evitar los falsos negativos. Finalmente, los hisopados revelaron que tres de ellos estaban infectados con COVID-19.

«Se revisó qué contacto pudieron haber tenido en el hospital, el día previo cuando concurrieron a ser hisopados. En base a ello se determinó que una enfermera de Ginecología y una médica de otro servicio entraran en aislamiento preventivo. El resto del personal que tuvo contacto fue considerado de bajo riesgo y sólo se le indicó control de síntomas”, explicaron en el comunicado oficial.

Esta tarde, el director del hospital, Alfredo D’Ortencio, brindó más detalles sobre la situación y desmintió categóricamente que los contagios se hayan producido por haber compartido barbijos y camisolines.

“Sobran camisolines, no creo que alguien haga eso. No compartimos ni el mate, mirá si vamos a compartir el camisolín. Son tan responsables que ellos mismos sin síntomas se hicieron el hisopado y tres dieron positivos”, dijo en comunicación con TN.

Sin embargo, al ser consultado sobre cómo podría haber ocurrido la circulación de la enfermedad, el médico reconoció que tal vez durante la capacitación algunos hablaron quitándose los barbijos. También remarcó que gran parte del personal de salud trabaja en varias instituciones al mismo tiempo, lo que multiplica los posibles puntos de contagio.

El director del hospital aseguró que hizo pública la situación para “llevar tranquilidad” a la comunidad de trabajadores y pacientes del Instituto Roffo y remarcó que no se han detectado hasta el momento más casos que los mencionados.

Cabe destacar que los pacientes de ese centro de salud forman parte de los grupos de riesgo porque padecen enfermedades oncológicas y, debido a los tratamientos con quimioterapia y rayos, suelen estar inmunodeprimidos. (Infobae)

A %d blogueros les gusta esto: