Un joven terminó en terapia intensiva tras una pelea entre rugbiers

El hecho ocurrió en Mar del Plata y al parecer se enfrentaron bandas de dos clubes.

Un joven de 21 años debió ser internado en terapia intensiva luego de haber sido golpeado por dos grupos de rugbiers a la salida de un boliche en la ciudad de Mar del Plata, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió esta madrugada, cuando al menos siete jugadores de los clubes Sporting y Mar del Plata se enfrentaron a golpes luego de abandonar el local bailable Quba, ubicado en la Escollera Norte, en la zona de Playa Grande.

Uno de los muchachos, identificado como Santiago Blautzik, recibió golpes en el rostro y en el cuerpo, por lo que perdió algunas piezas dentales y sufrió lesiones en el rostro.

Blautzik fue trasladado al Hospital Privado de Comunidad, donde permanece internado en terapia intensiva.

Loso grupos habrían mantenido una discusión dentro del local bailable que luego continuó en la calle.

El fiscal Leandro Arévalo, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 7, inició de oficio una investigación por el delito de “lesiones”, para determinar las eventuales responsabilidades penales.

Arévalo dispuso el análisis de cámaras de seguridad del lugar, y ordenó además la declaración de testigos del hecho como parte de la investigación.

Gustavo, el padre del joven hospitalizado, explicó a la agencia estatal Télam que “según las primeras versiones, Santiago fue golpeado de atrás, y después le pegaron en el piso, por lo que perdió el conocimiento por un buen rato y convulsionó en el lugar”.

“Yo me enteré a las 5 de la mañana cuando mi hija me despertó para avisarme que lo habían llevado en una ambulancia al hospital, una situación horrible. Le hicieron placas y estudios y cuando lo vio a la mañana una neuróloga, él no sabía ni qué día era. Después pudo recuperarse un poco, pero sigue internado en terapia”, aseguró.

El hombre explicó que en las próximas horas presentará una denuncia contra el presunto agresor, y señaló además que pidió ver las cámaras de seguridad del boliche “para tener precisiones de qué fue lo que pasó”.

El caso, si bien no resultó fatal, es similar al ocurrido en Villa Gesell en el verano de 2020, cuando Fernando Báez Sosa fue golpeado por un grupo de rugbiers a la salida de un boliche hasta terminar muerto. (DIB) ACR

A %d blogueros les gusta esto: