Vidal no descartó ser candidata por la Ciudad y rechazó la reforma judicial

La ex gobernadora bonaerense también defendió las protestas contra el Gobierno

 

La ex gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal no descartó ser candidata el año próximo por la Ciudad de Buenos Aires, al tiempo que rechazó el proyecto de reforma judicial que impulsa el Gobierno al asegurar que “no hay acuerdo posible” en el Congreso entre el bloque de Juntos por el Cambio y el oficialismo.
En el marco del Congreso Anual del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF), Vidal confirmó que se mudó recientemente a territorio porteño y, ante una pregunta confirmó que podría ser candidata por ese distrito el año que viene, cuando haya elecciones legislativas.
“Estoy viviendo nuevamente en capital hace unos meses. Es como elegir entre tus mamás y tus papás. Me cuesta elegir entre la Ciudad y la Provincia. Mi decisión el año que viene va a tener que ver con lo que crea que es mejor para la Argentina, para mi espacio político”, lanzó la ex mandataria, quien por estas horas se dedica a dar clases, escribir un libro y tener reuniones virtuales con dirigentes.
Por otra parte, Vidal le puso un freno a la posibilidad de debatir la reforma judicial que pretende el Gobierno. “No hay un solo dirigente de Juntos por el Cambio que crea que hay que dialogar sobre esta reforma. Están en juego valores fundamentales que defendemos, por lo que no hay negociaciones o acuerdos posibles”, sentenció.
“El Poder Judicial independiente es el garante de la democracia y la libertad, es fundamental para el progreso”, dijo Vidal en otro momento de su reaparición pública. Así, se sumó al rechazo a la reforma que ya había hecho público, con algunos matices, Horacio Rodríguez Larreta.
“El diálogo con el Gobierno no sólo es necesario, es indispensable. La sociedad va a elegir cambiar de dirigentes si no estamos a la altura de generar consensos. Cada vez es más difícil que los argentinos compren soluciones mágicas”, dijo Vidal, quien en su media hora de charla no mencionó a Mauricio Macri por su nombre.
La ex gobernadora también defendió las protestas contra el Gobierno al asegurar que la política no puede tomar decisiones obviando la movilización de la sociedad que “ya no está dispuesta a sostener los extremos”. Y en ese sentido agregó: “No veo a los argentinos pidiendo que se vayan todos, aunque sí poniendo límites claros”.
En relación a las divisiones en la coalición opositora, Vidal reconoció “diferencias”, aunque dijo que son “positivas, porque enriquecen”. En relación a la calificación de “tibios”, que muchas veces sale desde dentro del propio seno opositor, afirmó: “Después de dar muchas peleas que no se habían dado, contra los ‘Pata’ Medina de esta vida, los narcotraficantes, los barrabravas, que me califiquen de blanda me sorprende”.
“Para decir lo que uno piensa no hace falta gritar, Juntos por el Cambio tiene un desafío que viene ganando todos los días, que es la unidad. Tenemos diferencias, pero nos enriquecen, tenemos el desafío de construir una nueva mayoría. Con una autocrítica seria, profunda, decirle a la sociedad que escuchamos, y estamos juntos, y volver a pedirles otra oportunidad (en 2023). Al día siguiente (de ganar) hay que representar al 100 por ciento de los argentinos”, arriesgó.
Y sostuvo que las distintas corrientes opositoras se unirán en un mismo espacio. “Vamos a llegar unidos. Sin dudas, cuanto más nos ataquen más nos van a fortalecer”, concluyó. (DIB) FD

A %d blogueros les gusta esto: