Ya tiene fecha el juicio oral por el robo a Gabriela Michetti en 2015

El tribunal oral número 29 de la Capital Federal iniciará el próximo 22 de agosto el juicio contra el policía de la Ciudad acusado de haberle robado 245 mil pesos y 50 mil dólares de su casa a la ex vicepresidenta Gabriela Michetti, justamente la noche en que Mauricio Macri se consagró presidente.

Pese a que fue la víctima de la sustracción, Michetti desistió de ser querellante en la causa y sólo declarará en calidad de “testigo”.

El único acusado es el integrante de la ex Policía Metropolitana (hoy Policía de la Ciudad) David Juan Pablo Cruzado, imputado por  “hurto agravado por su condición de integrante de una fuerza de seguridad”. Esa figura, según el Código Penal, contempla penas que podrían llegar a los nueve años de cárcel.

El tribunal estará integrado por los jueces Hugo Navarro, Juan María Ramos Padilla y Gustavo Goerner, con la intervención del fiscal Sandro Abraldes. Las audiencias están previstas para los días 22, 24 y 29 de agosto a través de la plataforma virtual Zoom, pero el defensor de Cruzado, Marcelo Mónaco, pidió que el juicio se celebre de manera presencial.

Vale destacar que el imputado, quien en principio hará uso de su derecho a negarse a declarar al inicio del debate oral, había propuesto como testigo al perito ingeniero Adrián Noremberg, pero fue rechazado por el tribunal.

Michetti sufrió la sustracción del dinero en efectivo que tenía guardado en su casa el 22 de noviembre de 2015, cuando ella no estaba en el domicilio pues había concurrido a Costa Salguero a celebrar la victoria de la fórmula presidencial que compartía con Macri.

El juicio venía siendo postergado por la pandemia y, de hecho, cuando la Oficina de Transparencia y Control Externo de la Policía de la Ciudad pidió al tribunal el detalle de la situación judicial de Cruzado para resolver su sumario interno, recibió como respuesta que se realizaría “una vez que la situación sanitaria y epidemiológica lo permita”.

Pese a la merma de casos de Covid 19, igualmente el tribunal resolvió que el debate sea virtual, pero no explicó por qué no se realizó antes si se podía llevar adelante mediante esa modalidad.

El hurto a la ex vicepresidenta generó también una investigación en la que estuvo sospechada por la posesión del dinero en efectivo en su domicilio, pero el juez federal Ariel Lijo, tras una corta investigación, la sobreseyó. (DIB)

A %d blogueros les gusta esto: