Coronavirus: Sudamérica, el nuevo epicentro, y Brasil, cerca del medio millón de casos

El país más afectado del mundo es Estados Unidos, con un 30% de los 6 millones de casos. Lo siguen Brasil y Rusia. En Sudamérica, el actual epicentro de la pandemia, preocupa la situación de Perú y de Chile, mientras que India es el más golpeado de Asia

La pandemia del coronavirus, que superó los 6.000.000 de casos y se acerca a las 370.000 muertes en todo el mundo, mantiene su epicentro en Estados Unidos, pero comienza a consolidarse la tendencia de crecimiento de infectados en Sudamérica. Allí, Brasil está al borde de superar el medio millón y casi 29.000 decesos, Perú superó ayer los 155.000 contagios y Chile se aproxima a los 100.000, con mil fallecimientos.
Estados Unidos encabeza la lista de países más afectados por coronavirus con 1.770.384 casos confirmados y 103.781 fallecidos, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, y el estado de Nueva York sigue siendo el epicentro del país con más de 369.000 infectados y más de 23.000 muertos, una cifra que se sitúa solo por debajo de Rusia y Brasil.
Sin embargo, Sudamérica ya fue declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como nuevo epicentro del virus con Brasil liderando la lista de países afectados.

Brasil
El Ministerio brasileñoregistró 33.274 contagios en las últimas horas y sumó un total de 498.440 casos y 28.834 muertes, tras los 956 fallecimientos en las últimas 24 horas, lo que ubica al país en el segundo lugar en materia de infecciones y en el cuarto en cantidad de muertos a nivel mundial.
Sin embargo, se baraja la posibilidad de que el número de casos y de fallecidos sea mucho mayor, sobre todo por la escasa cantidad de test que realizan las autoridades sanitarias brasileñas, respecto a los que se aplican en otros países, informó la agencia de noticias EFE.
Lejos de haber llegado a su pico, expertos de la salud pública prevén que se alcanzará la cota máxima entre junio y julio, por lo que se considera que el país aún enfrentará unas cuatro o cinco semanas con el patógeno en plena expansión.
Pese a este panorama y en sintonía con la postura del presidente Jair Bolsonaro, muchas ciudades del Brasil comenzaron a relajar las medidas de aislamiento social y las cuarentenas adoptadas desde marzo.
Una de ellas es Brasilia, donde los centros comerciales volvieron a abrir y miles de personas retomaron sus hábitos de consumo, aunque los bares y restaurantes continúan cerrados.

Perú
Se consolida como el segundo país con más casos de la región con 155.671 casos de coronavirus desde el comienzo de la pandemia y escaló al undécimo puesto entre los países con más casos confirmados en todo el mundo.
El presidente Martín Vizcarra informó ayer que 4.371 personas murieron por coronavirus (141 en las últimas 24 horas) y 66.447 se curaron después de haberse infectado, por lo que más de la mitad de los contagiados tenían la infección en curso.

Chile
El gobierno de Sebastián Piñera postergó las medidas de confinamiento en pos de no poner en pausa la actividad económica, hasta que fue demasiado tarde.
Las autoridades sanitarias informaron que el coronavirus «no da tregua» en el país, que ya roza los 1.000 muertos.
Chile cuenta desde el 21 de marzo, cuando se informó la primera muerte por Covid-19, con 94.858 infectados y 997 muertos totales, según cifras oficiales, y la progresión es vertiginosa, por lo que se espera que prontamente alcance las dramáticas cifras que supieron tener Italia y España.
Desde hace diez semanas la cantidad de muertos en Chile va en aumento, con un solo día en el que no se anunciaron decesos, informó el medio local La Tercera.
Según el informe epidemiológico de Chile que dos veces por semana entrega un reporte al Ministerio de Salud, el 64% de los fallecidos son mayores de 70 años.
Si bien la cifra es alta en comparación con la realidad de otros países desarrollados, Chile tiene una cantidad mayor de fallecidos menores de esa edad, ya que en países como España y el Reino Unido las cifras oficiales entregadas superan el 80% de decesos sobre los 70 años.
Las características compartidas de Estados Unidos y Brasil no es solo el modo en que la enfermedad se instala y arrasa con sus poblaciones, sino las políticas comunes de sus mandatarios.Tanto el presidente estadounidense, Donald Trump, como su socio brasileño, Jair Bolsonaro, subestimaron el virus y se mostraron contrarios ante las medidas de confinamiento impuestas por los gobernadores de algunos de sus estados.
Ambos presionaron fuertemente para levantar las restricciones y no detener la producción económica, algo similar a la postura de Piñera. (Fuente Telam)

A %d blogueros les gusta esto: