Deportivo ganó de visitante ante Glew, y se prepara para la revancha pensando en la final

El chico Jorge Etchegoyen, de buen partido, controla la pelota. Luego, fue reemplazado en los minutos finales por Agustín Ayala, otro pibe de la cantera albiceleste (Foto: Leandro Solferino)

Fútbol: Liga Chascomunense, primera división

Con goles del brandseño “Pepe” Sánchez y de Nicolás Reynoso, Deportivo Chascomús ganó por dos a uno ante Defensores de Glew; el partido correspondió a la ida de las semifinales del torneo Clausura de primera división de la Liga Chascomunense de Fútbol.
El resultado le permite a los albicelestes afrontar la revancha con una importante ventaja, que no es definitiva pero que permite ilusionar a su gente con jugar una nueva final. El descuento de los aurinegros llegó por la vía del penal, ejecutado por el número ocho local Sánchez, a los treinta y cinco minutos del segundo tiempo.
El partido tuvo como hecho de color, la presencia entre el público del delantero de Lanús Lautaro Acosta, nacido en Glew y plenamente identificado con Defensores.
Los dirigidos por Jorge González volvieron a mostrar lo que ha sido en este torneo, su carta de presentación: firmeza y condición rocosa a la hora de defender y cerrar líneas defensivas, combate en la zona media (el sector del campo donde mayores méritos reúne este equipo) y precisión con pleno aprovechamiento de las opciones que genera en la parte ofensiva.
El partido, por cómo se presentó, pudo generar para los de Chascomús una victoria aún más tranquilizadora, sobre todo a partir de que logró ponerse dos a cero arriba en la primera etapa; sin embargo, el descuento de los locales (en una acción en la que el juez vio mano de García Cuerva, quien “zafó” de la expulsión) hizo que la emoción llegara sobre el final, aunque fue más una sensación que una situación efectiva.
En el disparo del penal ejecutado por Sánchez para los locales, a punto estuvo el arquero “Nacho” Médici de volver a ser figura: acertó el palo, pero la precisión del remate impidió la contención.
Para Deportivo Chascomús, la primera alegría tempranera (sobre los seis minutos de juego) le permitió jugar el partido con un trámite ideal: recostado sobre su campo, haciendo correr la pelota y el tiempo, y apostando al nerviosismo de los locales.
Ese primer grito fue a partir de la viveza dentro del área del experimentado goleador brandseño “Pepe” Sánchez, quien capturó una pelota dentro del área y como es su costumbre, la mandó al fondo con toque corto y cruzado.
Defensores de Glew sintió el impacto, y le costó recuperarse para llevar peligro al arco defendido por Nacho Médici.
Sobre el filo de los primeros cuarenta minutos de juego, una acción individual de Nicolás Reynoso, quien con fuerte remate desde la puerta del área, que le salió al centro pero pese a ello terminó en gol,permitió el festejo del segundo gol.
Para Defensores de Glew, todo quedó entonces mucho más cuesta arriba. Así se fueron al descanso. 
El balance de esa primera etapa confirmaba que Deportivo Chascomús, pese a las bajas con las que llegó a este encuentro, era más que el duro rival que tenía enfrente, y justificaba la victoria parcial, con claridad y contundencia, como es su costumbre, particularmente en este torneo Clausura, en el que lejos quedó aquel flojo comienzo de las tres primeras fechas.

SEGUNDO TIEMPO
En el segundo período, la historia siguió más o menos de la misma manera. Por momentos, Deportivo logró mostrar un buen y prolijo juego, que incluso pudo derivar en el tercero, pero alguna falta de precisión en el último toque lo impidió. El campo de juego, con buen césped pero algo desparejo, fue un elemento para tener en cuenta, aunque naturalmente, se mostró así para unos y otros.
La experiencia de Lucio Villaverde, de Martín Pérez y de Juan Manuel García Cuerva para defender, la entrega de Jorge Etchegoyen y del ingresado De Simone, o la siempre peligrosidad de Aldas, eran argumentos más que suficientes para que Deportivo justifique su victoria por dos tantos de diferencia. Otro que tuvo buen desempeño fue el chico Tommy Sives.
Pero un párrafo aparte merece Matías Salas, quien a juzgar por el criterio de la prensa presente en el lugar, fue la figura de los visitantes.
Consuelo para los locales (que promocionaron en redes sociales este partido como “el más importante de la historia”, e invitaron desde la página oficial de facebook a su público a acompañar al equipo) fue el descuento logrado con el penal sancionado por el árbitro.
El 1-2 lo deja complicado, pero con chances de intentar dar vuelta la historia el próximo domingo.
La revancha será en el estadio Domingo Lejona. Los albicelestes saben que la historia está a su favor, pero que aún no está cerrada la llave. Sin embargo, imposible no es ilusionarse con jugar una nueva final del fútbol liguista, que si se da, será ante Progreso de Brandsen o ante Atlético Ranchos.
Habrá que ver ahora si pensando en el próximo partido que se viene, el técnico Jorge González logra recuperar (todo parece indicar que sí) las dos bajas que por distintos motivos tuvo en este encuentro: “Ruso” Flores por sus vacaciones en Bariloche, y Francisco Resta por sus inconvenientes físicos.

A %d blogueros les gusta esto: