El Vaticano impone multas y hasta despidos para los que no quieran vacunarse contra el coronavirus

Las sanciones económicas van de los 25 a los 1.500 euros

El Vaticano estableció por decreto sanciones de hasta 1.500 euros y la amenaza de despido a los empleados que rechacen la vacuna contra el coronavirus sin motivos comprobados de salud, o incumplan las normas sanitarias.

Según el decreto del 8 de febrero firmado por el Gobernador del Estado, el cardenal Giuseppe Bertello, aquellos empleados del Vaticano que «sin comprobadas razones de salud» rechacen darse la vacuna contra el coronavirus, podrán ser castigados con sanciones de diverso tipo «que pueden alcanzar la interrupción de la relación de trabajo».

La norma publicada en el sitio oficial del Vaticano, incluida en un decreto en materia de emergencia sanitaria pública, se basa en razones de «tutela de la salud de los ciudadanos, de los residentes, de los trabajadores y de la comunidad de trabajo» y recupera una ley de 2011 en la que se establecen las sanciones a quien ponga en riesgo la salud pública.

El decreto del cardenal Bertello subraya que «someterse a la vacunación se considera la toma de una decisión responsable, dado que el rechazo de la vacuna también puede constituir un riesgo para otros y que dicho rechazo podría aumentar gravemente los riesgos para la salud pública».

Además de la posibilidad de despidos, el decreto reitera que se encuentran prohibidas las reuniones y que se deben cumplir las distintas medidas sanitarias: el distanciamiento físico, el uso de equipos de protección personal, normas de higiene, protocolos terapéuticos y «protocolos de vacunación». El incumplimiento de estas medidas puede ser penado con sanciones que van desde los 25 euros si no se usa barbijo, hasta los 1500 euros en caso de infracción de la cuarentena.

El Vaticano inició en enero una campaña de vacunación con el fármaco de la firma Pfizer con el que espera alcanzar a sus casi 5.000 trabajadores, además de los miembros de sus familias que estén inscritos en el servicio sanitario de la Santa Sede.

El papa Francisco recibió ya las dos dosis de la vacuna, al igual que el papa emérito Benedicto XVI.

(Fuente: Página 12)

A %d blogueros les gusta esto: