Femicidio en Pehuajó: duro llamado de atención para un abogado que habló de “pena de muerte”

El Tribunal Oral y Criminal N° 1 de Trenque Lauquen, que condenó a prisión perpetua a Brian Dirassar, ex agente de la Policía Bonaerense, por el femicidio de Bárbara Zabala ocurrido en diciembre de 2019 en Pehuajó, dejó en su fallo un duro mensaje contra el abogado de la familia de la víctima por hablar en el proceso de la “pena de muerte”.

En la lectura del fallo, los jueces Gabriela Martínez, Marcelo Centeno y Sebastián Martiarena, realizaron un fuerte llamado de atención al abogado Pedro Goldenberg, quien de manera tácita señaló que habría pedido la pena de muerte para Dirassar si estuviera en Texas, en Estados Unidos.

“Las expresiones inapropiadas utilizadas en su alegato aludiendo de manera indirecta a la pena capital, no sólo resultan ajenas a la tarea que le correspondía realizar en su rol de particular damnificado, sino que también resultarían contrarias al Código ética que regula la profesión de abogado en la provincia de Buenos Aires. Por lo cual corresponde, en esta oportunidad, recomendar al referido letrado que en futuras contiendas judiciales se abstenga de efectuar pronunciamientos de esta naturaleza que claramente confrontan con la normativa constitucional y convencional vigente en la República Argentina”, leyó el tribunal.

Asimismo, agregó: “La pena de muerte se encuentra suprimida en nuestro procedimiento y ello porque se ha evolucionado en humanizar la justicia, como tampoco puede considerarse la muerte civil de una persona”.

El jueves, el Tribunal condenó a prisión perpetua a Dirassar, quien en el momento del femicidio trabajaba en el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de Trenque Lauquen. Si bien la defensa y la fiscalía habían pedido la reclusión perpetua, lo que le hubiera impedido acceder a beneficios durante el tiempo tras las rejas, los magistrados aplicaron una pena menos gravosa.

La joven de 20 años había sido atacada por su ex pareja en el centro de Pehuajó cuando volvía de festejar su cumpleaños con amigas. A Dirassar (21 en el momento del hecho) lo habían denunciado dos veces por violencia de género​ y tenía una restricción perimetral.

En la lectura del fallo, el TOC marcó además: “Entiendo adecuado recordar una frase que sabiamente mencionó Mahatma Ghandi: ‘Ojo por ojo y el mundo quedara ciego’. ¿Realmente la parte acusadora abona la idea de que garantizamos justicia alimentando un espiral de venganza? ¿Realmente sentirán los familiares de la víctima que recobrarían su equilibrio emocional y paz si se dispusiese aquello que el Dr. Goldemberg arengó con tanto énfasis, reclamando casi una muerte civil de una persona?”

En esa misma línea, la resolución del tribunal indicó: “El padre de la víctima declaró en este debate y fue muy preciso al decir: para mí un proceso justo es que me devuelvan a mi hijita y eso no va ocurrir. Entonces, luego de escuchar los alegatos de cierre debo decir que considero que responder al dolor con más dolor no cambiará esta situación, ni hará sentir mejor a ese padre y madre. Debe responderse con una pena justa”. (DIB) FD

A %d blogueros les gusta esto: