Guernica: Berni sugiere que se estirará el plazo de desalojo hasta fin de mes

La posibilidad está contemplada en la resolución del juez al respecto.

Precariedad: una imagen que resumen las difíciles condiciones de vida en el predio tomado en Guernica.

El ministro de Seguridad, Sergio Berni aseguró hoy que no tiene posibilidades logísticas para cumplir con el desalojo del predio de Guernica en el primer plazo establecido por la Justicia, por lo que sugirió que podría activarse la previsión contenida en la segunda prórroga otorgada por la justicia de realizar ese procedimiento a fin de mes.

No puedo encontrar cuatro cuatriciclos que funcionen. No tengo un colectivo para trasladar a la policía”, dijo Berni en declaraciones televisivas. Hizo así referencia a la falta de logística para concretar la orden judicial. Argumentó, además, que necesita al menos 3000 hombres para hacer cumplir con la orden judicial y que el impacto por el coronavirus se siente entre las fuerzas.

Aunque por ahora no hay un pedido formal de la provincia para aplicar una nueva prórroga –el primer desalojo estaba previsto para el 24 de septiembre y el segundo para el jueves próximo- el procedimiento podría aplazarse una vez más ya que en la resolución el juez de Garantías Nº8 de La Plata, con asiento en Cañuelas, Martín Miguel Rizzo así lo prevé.

Más temprano, el ministro de Desarrollo de la Comunidad de la provincia, Andrés Larroque, había confirmado que hasta ahora 500 familias aceptaron la propuesta de retiro voluntario que le cursó el gobierno.

“Hay 500 familias que ya firmaron un acta acuerdo con el Ministerio para retirarse de la toma y después estamos lidiando con un sector que, lamentablemente, politiza el conflicto y piensa más en sus intereses que en la situación de las familias” dijo Larroque, en referencia a un grupo que difícilmente acepte dejar el predio de forma voluntaria.

El gobierno trabaja para intentar que todos los ocupantes dejen el lugar sin recurrir al uso de la fuerza –la opción que debería implementar Berni. La justicia puso condiciones para evitar desbordes represivos, entre otras que el procedimiento debe realizarse a la luz del día, ser filmado.

La intendenta de Presidenta Perón, Blanca Cantero, por su parte, se queja de que agrupaciones de izquierda no quieren una solución negociada.

“Antes de la toma no había ningún vecino del distrito durmiendo en la calle. Empezó siendo una toma chica, después se sumaron los movimientos de izquierda que trajeron gente de distintas localidades”, dijo Cantero. (DIB) AL/MCH

A %d blogueros les gusta esto: