Intervino el Gobierno y puso en pausa el conflicto entre Moyano y Walmart

Dictan conciliación obligatoria por 15 días en el conflicto entre camioneros y la compañía a cargo de Francisco De Narváez.

El Ministerio de Trabajo dictó este jueves la conciliación obligatoria por 15 días en el marco del conflicto entre el Sindicato de Camioneros Obreros y Empleados del Transporte de Cargas por Automotor y la empresa Dorinka (exWalmart), con sede central en Moreno, provincia de Buenos Aires.

La decisión de la cartera de Trabajo se conoció unas horas después de que el Grupo De Narváez -que cerró la compra de Walmart Argentina a fines de 2020- publicara una solicitada en los diarios alertando que el abastecimiento de sus tiendas corría peligro por una acción de fuerza del gremio en su centro de distribución.

El gremio mantenía bloqueada la empresa en reclamo de la indemnización y reincorporación de unos 500 empleados de la firma que están bajo el convenio colectivo debido al reciente cambio de manos de la sociedad.
El sindicato y la empresa fueron convocadas a una “audiencia virtual”, en el marco del conflicto, el lunes 29 a las 11, a fin de “evaluar el avance de las negociaciones y el acatamiento de lo ordenado”, según la disposición firmada por Gabriela Marcello, directora nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo.

La cartera laboral, al encuadrar el conflicto en la ley 14.786, resolvió “dejar sin efecto, durante el período de 15 días, toda medida de acción directa que estuviesen implementando y/o tuvieran previsto implementar, prestando servicios de manera normal y habitual”.
Asimismo, intimó a la empresa Dorinka a “abstenerse de tomar represalias de cualquier tipo con el personal representado por la organización sindical y/o con cualquier otra persona, en relación al diferendo aquí planteado, así como también a otorgar tareas en forma normal y habitual a su personal”.

La cartera laboral estableció también que “considerando la declaración de pandemia emitida por la Organización Mundial de Salud (OMS) y la emergencia sanitaria ampliada por el Gobierno nacional, pedir a la “parte empresaria, que extreme todas las medidas de higiene y seguridad para preservar la salud psicofísica de los trabajadores, y que garantice el desarrollo de su actividad en condiciones adecuadas de salubridad, dando cumplimiento con todas las normativas”.

La cadena acusa al gremio que lidera Hugo Moyano de haber iniciado hace 15 días una serie de acciones de fuerza en su centro de distribución para que la empresa despida, indemnice y reincorpore en forma inmediata a 500 empleados que trabajan en el complejo de Moreno, en el oeste del Gran Buenos Aires.

“Recibimos el pedido por parte del Sindicato de Choferes de Camiones de despedir el personal afectado a nuestro centro de distribución, indemnizarlo y volver a contratarlo con la misma antigüedad. Una práctica ilegítima, no prevista por ningún marco legal vigente, ni con la forma en que desarrollamos nuestra actividad en el país”, señaló la empresa en un comunicado.

En la cadena aseguran que se vieron “condicionados por recurrentes medidas de fuerza encubiertas que derivaron en una caída del 75% en la distribución de alimentos básicos y en un desabastecimiento de productos esenciales a más de un millón de familias en todo el país”, señaló la solicitada.

A la hora de hacer el reclamo, en el sindicato argumentan que a partir de la venta de Walmart se trata de una nueva empresa y por lo tanto hubo una transferencia de los contratos de trabajo cuyos empleados deben ser indemnizados. (DIB) FD

A %d blogueros les gusta esto: