La enfermera de Maradona denunció que la obligaron a decir que lo había controlado

La profesional dijo que a las 7:30 escuchó ruidos en su habitación, pero que no quiso molestarlo. Una primera versión aseguraba que le había dado su medicación.

La enfermera que se encontraba de turno cuando falleció Diego Armando Maradona denunció que fue obligada a escribir en un informe que había atendido a Maradona por la mañana, antes de que la psiquiatra y el psicólogo ingresaran a su habitación y lo encontraran sin signos vitales.

La declaración de Gisela complica aún más la investigación que realiza la Justicia de San Isidro para determinar cómo fueron los últimos minutos de Diego, en medio de una denuncia presentada por su representante, Matías Morla, sobre una supuesta “distracción” en los cuidados del astro.

En primer lugar, el enfermero que comenzó cuidando a Maradona en su última noche, de nombre Ricardo, declaró ante la fiscal Laura Capra que a las 6:30, antes de entregar su guardia, chequeó que Diego “respiraba”.

Por su parte, la enfermera que tomó su turno dijo también en sede judicial que “promediando las 7:30 lo habría escuchado moverse dentro de la habitación”.

Pero lo que más conmovió el curso de la causa fue otro dicho de la profesional, quien denunció que la “obligaron” a escribir en un informe que esa mañana había controlado a Diego, cuando en realidad lo había dejado dormir.

Estos dichos aportan aún más confusión a la investigación sobre los últimos minutos de la vida del astro futbolístico. Ni bien se conoció la noticia de su muerte había trascendido que Diego se había levantado temprano, había desayunado y luego se había vuelto a acostar hasta la hora de su terapia.

La noche del miércoles, en cambio, la fiscalía publicó un comunicado en el que señaló que, según los testimonios obtenidos hasta ese momento, la última persona que lo había visto con vida fue su sobrino, a las 23 horas.

Ahora, el testimonio de los enfermeros da cuenta de que hubo contactos con Maradona durante la madrugada. Sin embargo, la denuncia de Gisela -de comprobarse- daría cuenta de un supuesto intento del entorno de mostrar que Diego había sido más controlado de lo que en realidad lo estaba.

Las certezas

La única certeza en torno a la muerte de Maradona es que falleció a las 12, según el resultado de la autopsia. Para entonces ya habían ingresado a la habitación su psicólogo Carlos Díaz y su psiquiatra Agustina Cosachov, quienes notaron que no reaccionaba cuando intentaron despertarlo.

En tanto, a las 12:17 su asistente Maxi Pomargo (cuñado de su representante, Matías Morla) pidió asistencia médica del barrio privado, que llegó 11 minutos después. (DIB) JG

A %d blogueros les gusta esto: