La familia de Emilio Blanco se esperanza con que 24 años después del crimen se conozca la verdad sobre su muerte

El juicio al ex comisario de Chascomús, Tomás Freites, por omisión de evitar las torturas que causaron la muerte, en 1997, del adolescente Emilio Blanco comenzó de una manera “muy promisoria”, según el abogado de la familia, Gustavo López.
En el mismo sentido se expresó Mónica Brucetta, la madre de Emilio, que se mostró esperanzada de que finalmente pueda conocerse, después de 24 años, la verdad sobre el crimen de su hijo.
Emilio Blanco tenía 16 años cuando fue “levantado” por una patrulla policial que lo llevó a la comisaría, donde fue torturado hasta la muerte. Luego su cuerpo fue arrojado junto a las vías del tren para intentar fingir un accidente ferroviario.

Veinticuatro años después del crimen y luego de que fuera condenado como co-autor el jefe de calle de la comisaría, Fermín Basualdo, se retoma la causa para juzgar al titular de la dependencia por “Omisión de impedir la tortura”.
El juicio comenzó el pasado viernes y se estima que el veredicto podrá estar a fin de mes. López señaló que los primeros testimonios contribuyeron a dejar en claro que Emilio fue torturado. Uno de los peritos dijo que las torturas eran similares a las sufridas por las víctimas de la dictadura.
También declararon los padres de Emilio, quienes relataron no sólo las horas previas a la muerte, sino también las vicisitudes que se sufrieron a lo largo de 24 años, en las diferentes instancias de la investigación y el juicio.
Para López, los policías que declararon también mostraron “un espíritu corporativo para defender la oscuridad, la tortura y el crimen”. (Fuente: Entrelíneas – Por Gabriela Urrutibehety)

A %d blogueros les gusta esto: