La última foto de Facundo Castro antes de su desaparición junto a uno de los policías investigados

La imagen muestra al joven de 22 años luego de que la Policía Bonarense supuestamente le labrara un acta por violar la cuarentena. También se ve a la camioneta que fue incautada por la Federal y será peritada

La trama alrededor de la desaparición de Facundo Astudillo Castro, el joven de la zona de Pedro Luro del que se desconoce su paradero desde fines de abril, comienza a tomar forma con la Policía Bonarense en el eje de las sospechas con el destacamento de la zona de Mayor Buratovich, con policías destinados a esa dependencia supuestamente le labraron un acta el 29 de abril por violar la cuarentena tras salir a dedo de su casa.

Hoy, el sitio La Brújula 24 publicó una foto atribuida a ese control. Hay cuatro policías sospechados, en la imagen se ve uno de ellos. En la imagen también se encuentra la camioneta Toyota Hilux de la fuerza, móvil número 23360, que fue secuestrada esta semana en un allanamiento al destacamento de Mayor Buratovich hecho por la PFA, fuerza que se encargará de peritar el vehículo en busca de rastros que ubiquen en él a Facundo.

La causa, tras una declaración de incompetencia del fiscal provincial Pedro de Lucía, investigador inicial del expediente, está en manos de la Justicia federal de Bahía Blanca, con la jueza María Florencia Marrón y el fiscal Santiago Martínez.

Para la querella del caso, la foto es una sorpresa: uno de los dos abogados que intervienen se enteró de su existencia por la publicación. No es la primera pista que lleva a la Bonaerense en la desaparición. El 27 de junio tres vecinos de Pedro Luro se comunicaron con la familia de Facundo y le contaron que el día de la desaparición, alrededor de las 15, después de pasar el ingreso de la localidad de Mayor Buratovich, vieron a Facundo cuando era detenido por dos policías e ingresado a la cabina trasera de un patrullero, que sería la camioneta Hilux.

Según la querella, en sus declaraciones los policías aseguraron haber visto a Facundo en la localidad de Mayor Buratovich y después en Teniente Origone. Incluso uno de los policías afirmó que una camioneta lo levantó y salió en dirección a Bahía Blanca; pero cuatro días después, cambió su testimonio y dijo que, en realidad, se fue a pie.

Al abogado Leandro Aparicio, uno de dos que intervienen en la causa en nombre de los Astudillo Castro, también le generan dudas los operativos de búsqueda. “Cuando hicieron el rastrillaje, el 19 de junio, no dejaron que los perros entren en Buratovich. Los perros podrían haber determinado si Facundo estuvo en la comisaría”, señala.

Cristina, la madre de Facundo, aseguró ayer en diálogo con Infobae otras coincidencias que llegaron a su conocimiento. El 15 de junio se suspendió la primera fecha destinada a la realización de un rastrillaje en Mayor Buratovich. “Ese mismo día, una oficial de apellido Flores, declaró ante la comisaría de Villa Luro que, después de labrarse el acta, ella lo llevó a Facundo en su auto particular hasta Teniente Origone“.

“Ese día, otro oficial de Origone, de apellido González, me dijo que le había hecho una nueva multa en esa ciudad a Facundo. Que mi hijo no llevaba el DNI y hasta me mostró con su celular una foto de la licencia de conducir de Facundo. Después dijo que vio a Facundo subiéndose a una camineta Renault Oroch gris y que el vehículo se esfumó en dirección a Bahía Blanca”, continuó:

“Pero lo peor es que cuatro días después, cuando ese mismo oficial tuvo que declarar en la comisaría, cambió su versión y dijo ahora que mi hijo se había marchado del lugar a pie”.

Por lo pronto, el material secuestrado en la seccional allanada por la Federal y la PSA incluye registros internos y libros de anotaciones, los celulares de los efectivos sospechados y sus equipos de trunking para comunicaciones de radio. Todo podrá ser peritado. De Lucía, el fiscal original, había decretado el apartamiento de la Bonaerense luego de fuertes reclamos de la madre de Facundo y de que el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni ofreciera retirar a la fuerza, aunque una fuerza de seguridad por definición es una auxiliar de la Justicia penal. Horas después de los dichos de Berni, la jueza Marrón ordenaba la redada en Buratovich.

“A lo largo de todo este mes fuimos manoseados de todas las maneras. Policías que decían una cosa en la comisaría y después declaraban otra cosa ante la Justicia. Demoras en las búsquedas. Yo estoy cansada y con mucha rabiaQuiero que aparezca mi hijo, que lo encuentren vivo o muerto, pero que aparezca“, se lamentó ayer Cristina.

La investigación se maneja en un estricto hermetismo. A pesar de repetidas consultas, se desconoce si existen otras hipótesis o si la Justicia federal considera a Facundo vivo o muerto. Por lo pronto, no hay ningún detenido. (Infobae)

A %d blogueros les gusta esto: