Los padres de Emilio Blanco afirman seguir pidiendo justicia y están esperanzados que la van a lograr

Comienza el juicio oral al ex Comisario Freites

Nuevamente Mónica Brucetta y Elías Blanco, padres de Emilio Blanco, el adolescente asesinado en Chascomús en 1997, llegaron a Dolores, y visitaron la redacción del diario Compromiso, de dicha ciudad, para hablar de la próxima realización del juicio oral donde se juzgará al ex Comisario Freites, quien estaba al frente de la Comisaría 1ª cuando se perpetró el crimen.
Consultados los padres de Emilio sobre las decenas de veces que llegaron hasta Dolores en búsqueda de la verdad y por justicia, por qué lo hacían nuevamente ahora, Mónica Brucetta decía: “el 28 de septiembre pasado se cumplieron 24 años del asesinato de nuestro hijo Emilio. Hoy llegamos hasta Dolores porque la Cámara Penal está organizando las jornadas del juicio oral al que será sometido el ex Comisario (Tomás) Freites, para ver si las audiencias van a ser presenciales, quienes son testigos, si los nuestros coinciden con los de la Fiscalía, qué días declaran, como también cuando lo harán los de la defensa”.
Por su parte Elías Blanco puntualizaba, “hemos pasado un tercio de nuestras vidas viniendo a Dolores. Cada viaje son 192 km, hemos subido infinidad de veces los 30 escalones para llegar a la Cámara, para reclamar y pedir justicia. Los años han pasado, agradecemos a Dios la voluntad y la salud que nos dio para poder seguir siempre adelante. También por el acompañamiento de todos nuestros hijos y de toda la ciudad de Chascomús. Ahora, el 22 de octubre comienza el juicio contra el ex Comisario Freites por ‘omisión de evitar la tortura’ de Emilio”.
— ¿Quiénes integran la Cámara para juzgar Freites?
– Elías Blanco: el Dr. Emiliano Lazzari como presidente del Tribunal y quien va dirigiendo el juicio, y los Dres. Antonio Severino y Daniel Rezzónico (Juez de la Sala II). Son jueces que nunca han intervenido en la causa.
— ¿El Fiscal es el mismo?
– Elías Blanco: sí, el Fiscal es el Dr. Diego Escoda, quien en su momento fue fiscal de la causa y que sigue llevándola adelante.
— ¿El abogado de parte, de ustedes la querella, sigue siendo el Dr. Gustavo López?
– Elías Blanco: si, el Dr. Gustavo López, quien hace 21 años nos viene acompañando sin escatimar esfuerzo en todo lo que lo que es la causa. Seguimos pidiendo justicia, estamos esperanzados que la vamos a lograr, las pruebas están.

— ¿Quién defiende al imputado Freites?
– Elías Blanco: el Defensor General Departamental, el Dr. Arias Duval
— ¿Qué conocen de cómo será el juicio oral?
– Mónica Brucetta: nos han dicho que no va a haber público, estaremos nosotros, el acusado si es que quiere estar, quien si debe estar presente el primer día porque es obligación hacerlo cuando lean todos los elementos incorporados al juicio, qué pruebas hay en su contra. Actualmente Freites vive en Mendoza, pero ese primer día del juicio debe estar presente. Quisiera decir que este juicio va a ser distinto al que ya tuvimos, en el que se condenó como coautor del homicidio de Emilio al ex policía Fermín Basualdo, que fuera calificado con alevosía. Ahora se tienen que probar otras cosas, la tortura según las pruebas que hay. Para nosotros la tortura está acreditada, Freites estaba esa noche -la del hecho- en la Comisaría y supo lo que pasaba.
— ¿Vivía en la Comisaría?
– Elías Blanco: él tenía su reservado en el primer piso, casi arriba de donde está ubicada la guardia, de allí tenía vista al patio, al interior de la Comisaría y por lo tanto ver que ocurría en la dependencia.
— ¿No fue fácil llegar a esta instancia de juicio oral?
– Elías Blanco: el Comisario Freites debería haber sido juzgado el mismo día que lo fue Fermín Basualdo, pero la Cámara Penal de Dolores entendió que el delito estaba prescripto, por eso no se lo juzgó. El Dr. Escoda apeló, pasaron cuatro años y finalmente la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires ordenó que se hiciera el juicio contra Freites por omisión de evitar la tortura, teniendo como jurisprudencia las torturas de lesa humanidad ocurridas en el país y también en América.
— ¿Concluir con este juicio les permitirá cerrar totalmente lo que significó la muerte de Emilio?
– Mónica Brucetta: cerraremos la etapa judicial, a la cual estamos agradecidos de poder llegar. Pero por otro lado el tiempo transcurrido es una barbaridad, como decía Elías es un tercio de nuestras vidas. Lo que se va a juzgar ahora estaba en el año 2009 cuando la Dra. Laura Elías se hizo cargo de la causa. Con esa prueba, que otros jueces dijeron que no alcanzaba, se logró probar quién era coautor del homicidio, (Fermín) Basualdo, ya condenado. Ahora con esa misma prueba se hará el juicio a Freites. Nosotros todo el tiempo nos preguntábamos qué pasaba, no querían los jueces ver la prueba que existía, estaban presionados, no tenían ganas de trabajar, era porque los sospechosos eran policías. Nosotros hicimos todo lo posible que como familia podíamos hacer, presentábamos escritos todo el tiempo requiriendo testigos, pruebas, pericias. En la causa de Emilio hay pericias de todos lados, realizadas en Gendarmería, en la Suprema Corte, infinidad, toda esa prueba apuntaba a que había un culpable y que estaba dentro de la policía.
— ¿Esas preguntas siguen vigentes?
– Mónica Brucetta: sí, ¿por qué no querían ver?, nosotros siempre nos lo preguntamos. Yo creo que la justicia tiene una deuda terrible con nosotros, porque más allá del homicidio hemos tenido que sufrir permanente. Nosotros tenemos el apoyo de toda la gente de Chascomús, de la comunidad toda, de la Escuela donde concurría Emilio, porque todos saben cómo era Emilio, saben qué hizo la policía, que no fue un accidente como lo quisieron presentar. Ese apoyo de toda la comunidad es el que nos ha dado fuerza durante estos años. Cuando en el año 2001 se comprobó que el libro de guardia de la Comisaría había sido adulterado, pensamos que ahí si iba a realizar el juicio.
— ¿El resto del personal de la Comisaría que estaba de guardia ese día quedó desligado de responsabilidad alguna?
– Elías Blanco: muchos fueron sumariados y exonerados de la policía, pero muchos que también tendrían que haber estado sumariados, por el paso del tiempo el delito prescribió. Viendo lo sucedido hoy, a muchos años de ocurrido del hecho, entiendo que las pruebas contra ellos se dejaron caer, literalmente. Ellos sabrán qué hicieron y por qué, si fueron presionados o qué órdenes tenían de sus superiores. Es algo de no entender porque asesinaron a Emilio, era un chico de Chascomús, de una familia trabajadora. No sé qué pasó con la policía y con la justicia, que no buscaron esclarecer de forma inmediata el homicidio de Emilio. Mónica Brucetta: cuando el Dr. Escoda tenía identificados otros policías para llevarlos a juicio, el Juzgado consideró en ese momento que no alcanzaba la prueba, por eso fue solamente Basualdo. Evidentemente los policías que intervinieron en el hecho fueron más.
— ¿Otro tema que les preocupa es que Basualdo logre la prisión domiciliaria y viva el Chascomús?
– Mónica Brucetta: sí. En septiembre cumplió 70 años e hizo el pedido, que ya había hecho en otras oportunidades. Durante la pandemia diciendo que varios presos podían estar contagiados. Lo de la enfermedad que alegó fue rechazado, incluso el Servicio Penitenciario señaló que no existía certificado alguno o estudio que justificara lo que Basualdo dijo padecer. Más allá que sigue sosteniendo que es inocente, que en su condena había intervenido el poder político y el eclesiástico, lo cierto es que fue ratificada por Casación y por la Suprema Corte provincial, quedó firme en todas las instancias. Nosotros creemos que sería muy injusto que le den prisión domiciliaria en nuestra misma ciudad, es más, tenemos miedo que vuelva a Chascomús.
— ¿Por qué?
— Mónica Brucetta: durante todos estos años nos ha estado hostigando a través de las redes sociales, porque él tiene un teléfono celular, el que aprovecha para comunicarse y hablar mal de nosotros en los grupos sociales y también en los de compra-venta. Ha publicado fotos de Emilio en la vía (del tren, donde fue hallado muerto), un horror. Nosotros nunca las quisimos difundirlas por lo morbosas, por el horror que mostraban, bueno, Basualdo desde la cárcel lo hizo. Por eso nosotros nos preguntábamos: ¿ésta persona puede venir a vivir a Chascomús? Incluso él lo admite, sus amigos son policías, y si desde la cárcel hizo lo que hizo con las fotos, qué puede llegar a hacer viviendo en nuestra misma ciudad. Ese rechazo que nosotros sentimos que vuelva a Chascomús lo comparte nuestra comunidad. En la reunión del Concejo Deliberante todos los bloques mostraron su preocupación ante la posibilidad de que Basualdo continúe su detención en nuestra ciudad.
— ¿Quiénes deben resolver la prisión domiciliaria?
– Elías Blanco: los mismos jueces que ahora realizan este nuevo juicio. En instancias anteriores la Cámara ya le había rechazado la prisión domiciliaria, es más, se le ofreció alojarlo en otra Unidad Penal donde tuviera más libertad de movimiento, aparentemente nunca lo aceptó.
— ¿Basualdo tiene su casa en Chascomús? Mónica Brucetta: si, también familiares. Lo que él dice nos atormenta, nos preocupa y mucho, quizás no lo tendríamos que decir, pero pensar que él puede estar ahí nos obligaría a irnos de la ciudad, no podemos convivir con el asesino de nuestro hijo. Es algo que no puede ser, no lo podemos concebir.
— ¿Algo para agregar?
– Elías Blanco: veremos qué pasa con este juicio, el resultado siempre es algo incierto, pero podemos decir que estamos agradecidos de que hayamos podido llegar a esta instancia. (Fuente: Diario Compromiso)

A %d blogueros les gusta esto: