Salud Mental y Consumos Problemáticos

CPA Chascomús

Los CPA son Centros Provinciales de Atención en Salud Mental y Consumos Problemáticos, dependientes del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires. Son espacios de escucha, orientación, prevención y atención ambulatoria, ya sea para quienes deseen realizar un recorrido terapéutico como también a personas que solicitan recibir orientaciones para sí o para terceros en relación a la temática.
Se trata de espacios públicos, gratuitos y de acceso para todos. EL teléfono del CPA Chascomús es el 400278. Está funcionando de manera remota debido a la situación actual y con atención presencial si el caso lo requiere. La nueva dirección es Crámer 207. En este marco de COVID-19 hay una línea telefónica que brinda contención y acompañamiento a las personas que producto del aislamiento y distanciamiento social obligatorio requieren asistencia en salud mental. Este número es el 08002225462, atendiendo de lunes a viernes las 24 horas; mientras que sábados, domingos y feriados, desde las 9 de mañana hasta las 0 horas.
Tipos de demanda que reciben
Recibimos demanda de manera espontánea o en articulación con otros espacios institucionales, como Educación, Justicia, Salud, Seguridad. Lo que se trata, en la medida de lo posible, es articular estrategias en conjunto para realizar abordajes integrales.
Modalidad de tratamientos
Como todos los dispositivos de la red, la modalidad de tratamiento podrá ser desde un abordaje individual, grupal o familiar a nivel local, o si el caso lo requiera internación en comunidad terapéutica. Dentro de una perspectiva interdisciplinaria se prioriza la permanencia de la persona en su medio familiar y comunitario, evitando la institucionalización. Se pensará caso por caso, buscando el mejor abordaje para esa persona, por lo tanto no hay patrones, no hay un modelo ni respuesta única a seguir
Consumo Problemático
La idea de consumos problemáticos nos permite incorporar en las definiciones la dimensión particular del sujeto que consume. Intenta deshomogeneizar este campo, recuperando la multiplicidad de las experiencias buscando identificar el impacto del mismo en la vida cotidiana de este sujeto.
Cuando pensamos en consumos problemáticos pueden manifestarse como situaciones de abuso frente a determinadas situaciones, ya sea sustancias, legales a ilegales, o también producidas por ciertas conductas compulsivas en relación al juego, las nuevas tecnologías, la alimentación, las compras, etc.
Cada acto de consumo asume una característica particular y especial en cada sujeto. Estas diferencias pueden observarse tanto en los efectos y las consecuencias de la vida cotidiana, su vida personal, sus relaciones sociales, su capacidad de trabajo y estudio, su capacidad de elección, su autonomía.
Ley de Salud Mental
Hoy por hoy lo que llamamos consumos problemáticos debe estar incluido en el campo de la salud mental. Justamente la Ley de Salud Mental 26.657, sancionada en noviembre de 2010 y reglamentada en 2013, tiene un artículo, el artículo 4, que dice así: “las adicciones deben ser abordadas como parte integrante de las políticas de Salud Mental. Las personas con uso problemático de drogas, legales e ilegales tienen todos los derechos y garantías que se establecen en la presente ley en su relación con los servicios de salud”. El hecho de ubicar los problemas de consumo dentro del área de Salud Mental y Derechos Humanos, y no de Seguridad, como se pensaba antes, implica un movimiento importantísimo. Concibe al sujeto que consume como sujeto de derecho y no como alguien a tutelar, a detener, a discriminar. De esta manera se lo ve como un sujeto padeciente, como un sujeto que necesita ayuda, como un sujeto que tiene derechos para acceder a los sistemas de salud.
Quizás el mayor cuestionamiento presente a esta Ley Nacional de Salud Mental es que aquello que se logró en términos de adquisición de derechos, no ha sido acompañado por aquellas instancias de tratamiento que la Ley misma sugiere. Hablamos de hospitales de día, de casas de medio camino, de mayores recursos en los dispositivos ambulatorios. Ahí todavía hay un vacío con altas repercusiones, ya que no han acompañado las acciones el discurso de la ley. (ANTI Noticias – María Eugenia Zucatti es licenciada en Psicología y coordinadora del CPA)

A %d blogueros les gusta esto: