Continúan los reclamos por la pavimentación de la Ruta 20 entre Magdalena y Chascomús

En distintas oportunidades nos hemos referido al mal estado de muchos de los caminos rurales de la Provincia, cuya primera y vital función es la de comunicar a quienes viven en ciudades y pueblos del interior y, paralelamente, a permitir el fluido transporte de la muy rica producción agrícola-ganadera, pues estas fueron y son, entre muchas otras, dos de las condiciones indispensables para facilitar la dinámica y el desarrollo de las millones de personas que viven en el vasto territorio bonaerense.
Ahora, señaló el diario El Día de La Plata en una nota y difundió además EL FUERTE, un grupo de pobladores de localidades ubicadas al sur de la Capital Bonaerense, entre ellos chascomunenses, acaba de realizar un banderazo de protesta, para requerirle a las autoridades la pavimentación de la Ruta 20 que une a Magdalena y la vinculación a Punta Indio, con la ciudad de Ranchos y también con Monte y Roque Pérez, enhebrando en su recorrido parajes como la laguna Vittel, la ciudad de Chascomús, las Rutas 2 y 11, es decir una zona que concentra no sólo varias localidades cercanas a esa traza, sino también tambos y establecimientos agrícola ganaderos así como industrias afines.
Más de 250 vecinos explicaron que hasta el momento sólo se recibieron de la dirección de Vialidad algunos camiones de calcáreo para tapar los principales baches y realizar alguna reparación superficial y parcial en algunos tramos de la ruta, que pidieron la pavimentación de la ruta 20.
Ha sido también común en estos años los reclamos de productores por la inacción de las distintas administraciones en acercar soluciones al problema de los caminos rurales y, a su vez, en aludir a las dificultades en muchos municipios para encarar obras de mantenimiento de esas redes viales secundarias, debido a problemas presupuestarios.
Tampoco puede obviarse las graves dificultades que ello plantea a las escuelas rurales, conociéndose casos de escuelas que, por falta de accesos camineros aptos, no lograron superar los 90 días de clases.
No debiera ser necesario extenderse en consideraciones acerca de los problemas que puede acarrear las redes camineras virtualmente intransitable, que se traducen en caminos cubiertos por lodazales intransitables, baches o calzadas dominadas por los conocidos “serruchos”, además de banquinas cubiertas por pastizales y ausencia de señales, entre muchas otras deficiencias.
Está claro que, en esas condiciones, los caminos rurales provocan accidentes, demoras e incumplimientos en los traslados, accidentes, suspensión de clases y toda clase de pérdidas a los productores ganaderos, agrícolas y lecheros –así como a la industria relacionada-, ya que esa población se encuentra imposibilitada de ingresar insumos y sacar las materias primas para su comercialización en término.
En este caso se habla de una región muy pujante, que debiera contar, como natural correlato, con un necesario y ostensible mejoramiento de las comunicaciones terrestres. De allí que sea deseable la mayor prontitud de las respuestas oficiales al requerimiento de estos pueblos.

 

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: