La historia de “El Gallo Blanco” que le da nombre al barrio, reflejada por los alumnos del taller de fotografía

¿Qué imagen le ponemos al frío?”
Ese fue el disparador de la tallerista municipal a las niñas. Y salieron por el barrio a fotografiar árboles pelados, charcos, perros en medio de la calle.
¿Por qué a este barrio lo conocemos como Gallo Blanco? Preguntan las nenas a su vecino “El Sirio”, que vive en una esquina.
Entre las versiones de posibles veletas y otros mitos que incluían brujos, chamanes y casas engualichadas, entre todos pudieron llegar a reconstruir una, más o menos verosímil, historia: hace mucho tiempo, cuando todo era una quinta, sólo había un rancho con un gallo blanco en el techo, por eso decían que venían al gallo blanco.
-Cuando nosotros llegamos en 1980, estaba este gallo de cemento tirado por ahí, al fondo, lo rescatamos y está en el patio – dice el sirio.
Las niñas sacan fotos del actual gallo. El Programa municipal Cultura Viva Comunitaria tiene entre sus objetivos rescatar la identidad de los barrios de Chascomús, generar relaciones entre vecinos.
La relación del programa con las sedes busca fortalecer las instituciones, brindándoles talleristas y asistencia técnica para llevar sus proyectos y objetivos adelante.
Por eso, termina el taller cuando la presidente de la Sociedad de Fomento y biblioteca Baldomero Fernández Moreno (verdadero nombre del barrio), Dora, las recibe después de la recorrida con chocolate caliente, mientras llegan más chicos y vecinos para arrancar otro taller, el de percusión.
Taller Municipal de Fotografía
Todos los martes, de 14,30 a 16,30, en la sede de la Sociedad de Fomento Baldomero Fernández Moreno, Estados Unidos 922. Gratis.

 

 

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.