Las tarjetas de crédito empiezan a decirles adiós a las firmas

Desde hace casi una década, Doug Taylor, un gerente de ventas que viaja a menudo por trabajo, firma los recibos de tarjetas de crédito con el garabato de un perro moviendo la cola.
Hasta ahora, ningún cajero ha rechazado su «firma» como inválida.
Las redes de tarjetas de crédito finalmente están listas para reconocer lo que desde hace años es obvio para compradores y comerciantes: las firmas no son una forma útil de comprobar la identidad de alguien. Más adelante este mes, cuatro de las redes más grandes (American Express, Discover, Mastercard y Visa) dejarán de exigirlas como requisito para completar las transacciones de la tarjeta.
La firma, una forma centenaria de verificar la identidad, se está extinguiendo rápidamente. Los cheques ya son un anacronismo. Cuando las firmas de tarjetas de crédito desaparezcan, las autenticaciones manuscritas quedan relegadas a algunas circunstancias especiales: sellar una operación grande como la compra de una casa, o lograr el autógrafo de algún famoso como un recuerdo, e incluso eso está siendo reemplazado por la selfie.
Las firmas de la tarjeta no se desvanecerán de la noche a la mañana. El cambio es opcional, lo que permite a los minoristas decidir si quieren dejar de juntar firmas.
Target planea eliminarlos este mes. Walmart considera que las firmas son «inútiles» y ya ha dejado de registrarlas en la mayoría de las transacciones, según Randy Hargrove, portavoz de la compañía. Pronto se deshará de ellos por completo.
Mastercard dice que hace años que quiere implementar este cambio, pero que decidió mantener las firmas hasta que las tarjetas con chips se volvieran comunes.
Las compañías de tarjetas, que cubren los costos de los gastos de tarjetas de crédito fraudulentas, comenzaron a agregar los microchips hace más de una década para reducir las pérdidas relacionadas con el fraude.
Los chips crean códigos únicos para cada transacción, lo que hace que las tarjetas sean mucho más difíciles de copiar. Si bien son muy populares en Europa y Asia desde hace tiempo, solo despegaron en los Estados Unidos hace tres años, cuando las redes de tarjetas comenzaron a castigar a los comerciantes que todavía confiaban en la vieja tecnología de deslizar tarjetas.
En ese punto, las firmas se volvieron en gran medida irrelevantes para resolver las reclamaciones por fraude.
«La firma realmente ha agotado su vida útil», dijo Linda Kirkpatrick, directora de desarrollo de negocios de Mastercard en Estados Unidos.
Una medida de casi 100 años
La tecnología tardó casi un siglo en superar el nombre garabateado a mano. La tarjeta de crédito se remonta a la década de 1920, cuando las tiendas comenzaron a emitir placas de metal en relieve con franjas de firma de papel que permitían a los clientes agregar compras a su libro mayor y liquidar la factura más tarde.

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: