Palabras de José E. Bonavita en el acto del Día del Periodista

El compromiso, el sostenimiento de ideas, la defensa de ellas, hacen al ejercicio de la profesión contribuyendo a la búsqueda de la verdad.

Tal como informamos en nuestra edición de ayer, en el acto del Día del Periodista, hizo uso de la palabra, en nombre el Círculo de Periodistas de Chascomús, José Eduardo Bonavita, que expresó lo siguiente:
“…Las cosas pasan y vuelven a pasar, adquiriendo el prestigio de la rima, de la resonancia, de lo que ya nos suena familiar… y esa familiaridad es la que da autenticidad a los personajes”… decíamos una y otra vez apelando a una página que Francisco Umbral escribiera para prologar un libro de quien fuera su maestro, Miguel Delibes, español como él, señalaba Bonavita en su mensaje.
“Aquello de las vidas redondas, que leí a fines de los setenta, resultaría una síntesis que guardaría para siempre, aunque con los años el pueblo en que nacimos y vivimos fuera ensanchándose en su geografía y creciendo en sus moradores, empezando a parecerse a otros lugares de los que antes se diferenciara con claridad. Pero aún así y rondando con la idea del periodismo como actor de los escenarios sociales contemporáneos y fuente de la historia, no es poca cosa si se lo asume con el compromiso que amerita, el ejercicio del periodismo en el pago chico. No es poco, claro. Porque se trata de la tierra en que vivimos… Porque servirá acaso a la historia que será contada… porque será relato de los acontecimientos trascendentes en una época, en un territorio. Y como es el nuestro, siempre se colará un recuerdo, una vivencia, un detalle que tiene que ver con la vida misma… A veces con la historia personal. De uno. O de aquellos protagonistas de esas vidas que en tantos casos siguen resultándonos redondas. Porque las vemos empezar y terminar… Y hay bienvenidas. Y hay adioses. Y hay diarios, y televisión, y radios, y revistas, en los que hombres y mujeres que piensan, sienten, sueñan, dicen, afrontan cada día la tarea de contarlo. Si desde afuera hay quien pretenda imaginar que nunca pasa nada, podríamos decirle que pasa la Vida. También la de uno, claro. Por eso a veces tocamos el llamador de los recuerdos, así como al principio acaso hayamos apelado a los atrapa sueños”…
Recuerdos del inicio
“Los recuerdos de mis vínculos con el periodismo son gratos todos, y cada vez que los evoco, lo hago con la intención del ejercicio del reconocimiento y la expresión de gratitud… siguió, para recordar luego …”Una hoja de cuaderno arrancada cuidadosamente del borrador había sido suficiente para estampar con premeditada prolijidad los caracteres de infantil trazo con los que intentaba contar las acciones de “una pequeña y modesta institución”, el club Nueve de Julio, que había nacido en la quinta de la casa de mi abuela Filomena, en Centro América e Independencia, hoy Almirante Brown y Artigas, y que había mudado por aquellos días su sede al cantero de Remedios de Escalada entre Casalins y Julián Quintana, de la mano de nuestra propia mudanza. Con aquella gacetilla fuimos hasta El Imparcial, que era el diario que recibíamos en casa, la entregamos a Domingo Catalino ( quien bien decía que el diario de pueblo era además un álbum de recuerdos) y esperamos ansiosos el día siguiente para ver impreso nuestro sueño en el diario. Si guardo el recuerdo con cariño y celo, es porque con los años, a aquella nota habría de remitirme a la hora de pensar cuando fue que escribí por primera vez para un medio periodístico”.
Ejercicio de la libertad
“Pero, claro está, no tiene que ver la grata celebración, ni con referencias personales, ni con la evolución técnica, sino con la actuación de hombres y mujeres abocados al quehacer periodístico y la comunicación” dijo en otro tramo, “Y con lo que, más allá que pueda ser de parecido modo en todas partes y sobre todo en los pueblos y ciudades de provincia adentro, constituye un elemento distintivo del periodismo lugareño. Ello tiene que ver con el compromiso, con el sostenimiento de ideas, la defensa de ellas. Esto es, con el comprometido ejercicio de la profesión. Ese que lleva a batallar – a cada cual – por su verdad, contribuir a la búsqueda de ella. Ese compromiso al que no arredran el poder y cualquier interés, que nos encuentra prestos para desnudar las falencias, denunciar la desidia, combatir la omisión, sin sacar el cuerpo al debate sino en todo caso intentando generarlo, sin dejar de lado el proponer, que resulta en definitiva una contribución a la construcción del porvenir común”. Luego expresó: “La vigencia de los medios de expresión y la presencia en ellos de quienes suman a la construcción de sus ediciones y emisiones, deberían bastar para zanjar la añeja disputa a propósito del rol del periodista. Los chascomunenses saben de aquel compromiso. Y porque lo saben y conocen aquella actitud resulta transparente. Porque ejemplos de ello se multiplican en una historia que entre nosotros es más que centenaria, no es necesario abusar en el repaso. Saben los chascomunenses, que con habitualidad, sus periodistas no se han limitado a ser testigos… Los chascomunenses saben, definitivamente, y demuestran tal convicción con su consecuencia, que lo de tomar partido, asegurada la libertad de expresión, es un plus para valorizar antes que un comportamiento para descalificar. Y suele ser conmovedora esa consecuencia de lectores, oyentes y espectadores para con los que contribuimos a la existencia de los medios de comunicación”.
Libertad de expresion
“¿Por qué se han de ocultar sus medidas? ¿Por qué se les ha de tener ignorantes de las noticias prósperas o adversas? decía Moreno para lograr lo cual había resuelto la Junta que salga a la luz un nuevo periódico semanal, con el título de la Gaceta de Buenos Aires” y de ello vale acordarse, porque el ejercicio de la libertad de expresión plena es vital. La libertad de expresión es el derecho de todo individuo a expresar ideas libremente, y por tanto sin censura.
Es un derecho fundamental de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sólo limitado por el reconocimiento y el respeto de los derechos y libertades de los demás”. En una súplica a favor de esa libertad de expresión en Boston, en 1860, Frederick Douglass afirmó que “La libertad carece de sentido cuando deja de existir el derecho de pronunciar pensamientos y opiniones propios”…
En Chascomús
“Cien años después, al cumplirse ciento cincuenta años de la Revolución de Mayo, el Concejo Deliberante de Chascomús estableció la creación de la Plazoleta del Cuarto Poder, primera en el país, entonces, y a ella llegamos, una y otra vez los de cada tiempo, para recordar a los que nos antecedieron y ratificar, el compromiso de siempre. No hacerlo, sería traicionarnos. Pero más que eso, sería traicionarlos. A los que nos precedieron… Y a los que cada día nos leen o nos escuchan… Para los que integramos esta columna contribuyendo a las ediciones y emisiones de cada día… Que sea éste un buen día… Y que sean mejores los días por venir… Para los que nos marcan la huella desde la historia, nuestro reconocimiento… Para los que reciben nuestros mensajes, siempre Gracias. Y no olvidemos que si en la tierra en que vivimos, el cielo suele ponerse como de plomo a veces asociándose a la tristeza, ó presagiando lo que ha de venir. O las dos cosas, siempre habrá recortándose en la inmensidad del cielo grande otros breves tramos de cielo… Y seguro que en el breve cielo que nos toca, después de la tormenta nos hace un guiñe el sol”…

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: