Participó el Obispo Monseñor Carlos Malfa de la oración interreligiosa “por la vida”

Además decenas de miles de personas se movilizaron en varias ciudades del interior con proclamas en favor de la vida y en contra de la legalización del aborto

Referentes de distintas confesiones cristianas y credos participaron días atrás de una oración interreligiosa “por la vida” convocada por la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) a pocos días de que la Cámara de Diputados debata un proyecto para legalizar el aborto.
Convocados por el titular de la CEA, monseñor Oscar Ojea, el encuentro se realizó en la sede del Episcopado, ubicada en Suipacha 1032 de barrio porteño de Retiro.
Según se informó, el encuentro fue realizado “en el marco de la Jornada de Ayuno y Oración por la Vida, convocada por los obispos argentinos, y de las múltiples y multitudinarias expresiones en defensa de la vida, particularmente, las declaraciones realizadas por la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (Aciera) y sus llamados a la oración, el ayuno y las marchas por todo el país”.
Además de Ojea, estuvieron presentes -por la Iglesia católica- el vicepresidente de la CEA y arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli; el secretario general del organismo y obispo de Chascomús, Carlos Malfa; y el titular de la comisión episcopal de Laicos y Familia, Pedro Laxague.
Por el judaísmo participaron el rabino Fernando Szlajen, director del Departamento de Cultura de la AMIA y miembro de la Pontificia Academia para la Vida, y el rabino Arieh Stockman.
Del Islam estuvieron presentes el prosecretario del Centro Islámico de la República Argentina, Omar Abu Arab El Jatip; y el legislador porteño Omar Ahmed Abboud, entre otros.
En representación de las iglesias cristinas asistieron el arzobispo metropolitano de Buenos Aires y Exarca de Sudamérica, de la Iglesia Ortodoxa Griega del Patriarcado de Constantinopla, monseñor Tarasios; el vicepresidente de Relaciones Internas de Aciera, el pastor Hugo Baravalle; y el pastor Norberto Saracco, miembro del Consejo de Pastores y de Comunión Renovada de Evangélicos y Católicos en el Espíritu.
También participaron representantes de la Iglesia Metodista, la Asociación Cristiana de Jóvenes, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, del budismo, pueblos originarios, la Mesa de Diálogo Interreligioso de Diálogo Ciudadano, la Confraternidad Argentina Judeo- Cristiana, y la Acción Católica Argentina.

Las marchas en el interior contra el aborto
Por otra parte la periodista María Belén Álvarez Echazú señaló en un artículo publicado por el diario La Nación, que decenas de miles de personas se movilizaron el domingo pasado en varias ciudades del interior con proclamas en favor de la vida y en contra de la legalización del aborto, en el comienzo de una semana decisiva que sellará la suerte del proyecto de despenalización en la Cámara de Diputados.
Se trata de un claro prenuncio de lo que se vivirá en las afueras del Congreso el próximo miércoles, cuando todos los militantes -los que se muestran a favor y los que están en contra- confluyan frente al emblemático palacio legislativo para presenciar la votación y ejercer presión.
Cargados de ansiedad y nervios, concurrirán a la Plaza del Congreso, donde se dividirán bajo sus banderas de «aborto legal para no morir» y «salvemos las dos vidas», con la intención de hacer visible su reclamo y esperar el resultado.
El comienzo de la semana ya es agitado para unos y para otros. Por un lado, las masivas movilizaciones del interior, organizada por Unidad Provida, con alto nivel de concurrencia en las ciudades de Mendoza, Salta, Tucumán, Córdoba y Rosario. Por el otro, los anuncios de los estudiantes porteños sobre la toma de escuelas a favor de la despenalización del aborto, iniciadas en el día de ayer.
Desde la presentación del proyecto, la rutina no fue fácil. Tanto en la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que unifica al conjunto de organizaciones que presentaron la propuesta por el aborto legal, como en Unidad Provida, que agrupa a aquellas que rechazan la legalización, todos llevaron adelante una innumerable cantidad de actividades: movilizaciones, charlas, debates, colecta de firmas y más.
Todo ese trabajo tendrá un punto de inflexión con la votación de la iniciativa en la Cámara baja. Ansiedad, alegría, nervios y cansancio «del bueno» es el conjunto de expresiones que referentes de ambos colectivos utilizaron para traducir en palabras las horas previas al debate, al ser consultados por La Nación.
Aún con el fuerte deseo de que el tablero se incline a su favor, en cada sector reconocieron que el resultado «no impactará en el trabajo». En la organización del pañuelo verde celebraron el hecho de que ya se logró una «despenalización social» del aborto y que si la propuesta no avanza este año lo hará el próximo o el que le siga. «No se va a retroceder sobre un terreno ya ganado y ya conquistado», dijeron sus impulsores.
En el caso de Unidad Provida, que cuenta con una leve ventaja según los últimos conteos, señalaron que no van a bajar los brazos si el resultado les es adverso y que trabajarán en una batería de propuestas para impulsar políticas públicas que permitan «salvar las dos vidas».
«La campaña ya ganó más allá de cuál sea resultado, que esperamos que sea a nuestro favor. Ya hemos ganado con la sociedad. Lo vemos en la cantidad de gente con los pañuelos en el colectivo, en las escuelas, en el subte, por solo nombrar. Todos están pidiendo que se apruebe la ley», dijo a La Nacion Martha Rosenberg, referente de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito.
«Hemos ganado muchísimo en cuanto a la despenalización social y hemos ganado muchísimo en cuanto a la toma de conciencia. Lo más importante es el cambio cultural al cual van a tener que adaptarse los legisladores y legisladoras, que tienen que votar para la sociedad y no paras sus capillas», agregó Rosenberg.
En la misma línea, otra referente de la organización del pañuelo verde, Julia Martino, relató sobre el camino recorrido y la espera: «Desde que presentamos el proyectos, el 6 de marzo, incluso desde el pañuelazo del 19 febrero, todo se intensificó mucho más. Hemos estado estos meses nerviosas, pero con mucha alegría y mucha emoción, sobre todo después de tantos años de estar presentando el proyecto y ver ahora la repercusión que tiene».
Del otro lado, Leandro Flocco, de Unidad Provida, señaló: «Estamos con cansancio, pero del bueno. Ya hace casi dos meses que estamos trabajando intensamente en nuestras propuestas». Asimismo, Flocco destacó la presentación de alternativas de política pública junto a una red de contención de la mujer, desde la organización que agrupa a aquellas que se oponen a la legalización del aborto. En ese sentido, y ante la posibilidad de que el proyecto avance y pase al Senado, sostuvo: «No va a cambiar nuestro trabajo. Claro está que un impulso a nuestro favor sería mejor».
Mañana, cada colectivo va a invadir la zona del Congreso para lograr inclinar la balanza a su favor. En el caso de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, van a estar presentes desde temprano y prometen volver a teñir de verde la Plaza del Congreso. Por su parte, desde Unidad Provida se sumarán desde las 18 con militantes de todo el país.

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: