Suba de precios: las reuniones del Gobierno con las empresas avanzan entre el buen clima y la desconfianza

La turbulencia detonó la situación y la gobernadora María Eugenia Vidal agregó intriga: les pidió a los empresarios «que no haya traslado automático de precios, de inflación, ni aumentos» tras las últimas modificaciones en la «paridad cambiaria».
Lo cierto es que desde esta semana, el subsecretario de Comercio, Ignacio Werner, citó a las principales empresas productoras de alimentos y commodities alimenticios, con la idea de entender los detalles de la devaluación en su cadena de valor.
Son reuniones rodeadas de hermetismo: las compañías «abren» sus números y nadie quiere que se filtre nada. Además, como se llamó a firmas que compiten entre sí, las reuniones son de a uno. Duran unos 45 minutos.
Dijeron presente Bimbo, Quilmes, Las Marías, La Virginia, AGD, Procter & Gamble, Coca-Cola, Pepsico y Dulcor, y ayer había desfilado Danone, Mastellone, Molinos Río de la Plata, Arcor, Unilever, Kimberly Clark y Coca Cola, entre otras.
«De parte del Gobierno se les consultó cómo están atravesando la situación y cómo les impacta en su negocio la estrategia de precios», asegura una fuente cercana a los encuentros. «El clima fue muy positivo. Las empresas respondieron de inmediato. En cada una de las reuniones trajeron la información solicitada. Entienden la realidad social y les importa cuidar el nivel de consumo. El Estado va a monitorear que efectivamente, si hay correcciones, tengan que ver con el componente dólar de los productos», asegura.
Con todo, y a pesar de la «buena onda», Infobae pudo saber que hay cierta desconfianza entre ambos sectores, sobre todo desde el lado de los hombres de negocios. Hasta ahora, el Gobierno no termina de entender las razones de algunos traslados a precios, y a las empresas no les gusta nada que las miren con lupa. Un clásico.
«El clima fue bueno», coincide el CEO de una compañía que no estuvo en la reunión, pero estaba «online» con su enviado. «Ellos quieren estar al tanto de las cadenas y posibles cambios de precios por la estructura de costos. Buena onda, nada que ver con la época de Guillote [por Guillermo Moreno]. No hubo sugerencias de postergar nada… no están en posición de pedirnos que posterguemos nada, además. Eso sí, hay algunas cadenas con sobreproducción y eso, mucha veces, termina impactando en el precio final».
En tanto, desde Gobierno detallan que la «prudencia y el criterio». «Hay una clara conciencia de que no hay un margen para aumentar los precios porque hay una actitud inteligente y cuidadosa de los consumidores, y porque hay una conciencia de las empresas en no afectar el consumo», dicen y ponen foco en que «la situación de las compañías es dispar, dependiendo de la cadena de valor, el segmento y el sector».
Las autoridades reconocen sí que hay un grupo de firmas que pasan momentos complicados y «necesitan seguir cuidando el empleo»; otras están muy sensibles a la competencia. Y hay dos grupos más, las que ya hicieron las correcciones previstas para acompañar a la inflación y las paritarias y, finalmente, «muchas que están tomando decisiones de negocio para aprovechar la oportunidad, priorizando conservar y ganar market share aún resignando rentabilidad

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: