Estigmatización del menor para defender la “mano dura”

Una jueza cuestionó a Lanata

María Aguirre Guarrochea, jueza nacional, le cayó duro al conductor y lo responsabilizó por no respetar “los mínimos estándares” periodísticos. “Las buenas prácticas ennoblecen la profesión” no son un límite, reflexionó. Para la jueza rosarina, Lanata se sumó a la “avanzada” que busca bajar la edad de imputabilidad.
La magistrada público una “Carta Abierta al Sr. Jorge Lanata” en su cuenta de Facebook y encendió el debate en las redes. Lo hizo para definir su posición en torno a la entrevista que difundió el programa Periodismo para Todos al menor apodado “El Polaquito”. La jueza de menores de Rosario cuestiona tanto la forma cómo el fondo de la nota que puso al aire el conductor y destaca que contribuye a “reforzar una mirada estigmatizante y estereotipada” de los menores pobres creando un “otro monstruoso” qué hay que “destruir” para solucionar el problema.
Además Aguirre Guarrochea evalúa que el periodista con su posición “pretende influir en la formulación de la Política Criminal” y destaca que esto se enmarca en una “avanzada neopunitivista o de mano dura, bajando los límites de la edad de responsabilidad penal de las personas” aún más allá de la vigente durante la última dictadura.
En la carta la jueza analiza el reportaje al menor apodado “El Polaquito”, considera que además de aparecer en la pantalla del canal de mayor nivel de audiencia y en un programa de gran convocatoria, no respeta “los más mínimos estándares exigibles en las coberturas que involucran a niños, niñas y adolescentes que se estudian en cualquier facultad de comunicación”.
En este sentido, a propósito del modo en que se trató al menor y al formato de la entrevista, la magistrada cuestiona duramente que no se lo haya preservado, tal cual lo establece UNICEF, y le recomienda a Lanata consultar la guía “Por una comunicación democrática de la niñez y adolescencia”.
La magistrada considera que no es inocente que el programa no haya respetado la intimidad del menor, que no se hayan evaluado las posibles represalias de las que eventualmente el chico puede ser víctima, y otros aspectos que pusieron a “El Polaquito” en situación de vulnerabilidad absoluta.
“La difusión de este material periodístico no habla del niño sino de los límites que usted es capaz de transgredir en el ejercicio de la profesión” destaca la jueza y agrega que Lanata, aunque no haya sido él personalmente quien realizó la entrevista, sí es responsable de la repercusión que tuvo, como editor del material que se difunde, del contenido y de la forma de lo que se difunde.

 

 

Se el primero en comentar esta noticia

Deja un Comentario

su mail no sera publicado.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.